Diez libros que no aparecen en las listas de libros

Sugiere Eco en El vértigo de las listas (Lumen, 2009) que las listas parecen propias de civilizaciones primitivas, en las que -a falta de perspicacia ideológica o analítica frente al mundo- los hombres se limitan a enumerar los objetos, ordenándolos de algún modo o formulando una retahíla sin jerarquía alguna. Las listas, elencos, enumeraciones o catálogos -en el propio repertorio del semiólogo- ejercen una extraña fascinación en los individuos y por esa razón enumeramos, ordenamos, catalogamos y listamos todo lo que cae en nuestras manos. Es difícil saber si esa fascinación se debe al asombro (y la seguridad) que produce una ordenación (una fascinación "matemática") o a la excitación que produce cierto "coleccionismo" intelectual ("¿He leído todos los libros de esta lista? ¿He visto todas las películas de esta lista?"). También hay, me parece, un algo lúdico en esa tarea de recopilar datos, ordenarlos de algún modo -aunque sea únicamente con el dudoso criterio del gusto o la afición- y exponerlos orgullosamente como una retahíla absoluta: la lista definitiva, la enumeración fija, el catálogo imprescindible, el inventario impepinable. Así pues, con las excusas y los objetivos más peregrinos, los medios de comunicación se lanzan a elaborar listas de cervezas, libros, traseros, películas, países, candidatos, patatas fritas, restaurantes, playas, ciudades, monumentos, etcétera. ¿Para qué? Para hacer listas. La lista es un fin en sí mismo y, como cualquiera puede sospechar, atiende al placer del que la elabora o la examina, y no es necesario que tenga ningún cometido ulterior. 

 

Por razones obvias -y aunque no estoy especialmente interesado en este juego "primitivo" de los inventarios y repertorios populares-, suelo detenerme en las listas de libros. Los 100 libros más importantes de la Historia, los 50 libros imprescindibles, los 30 libros necesarios para triunfar, los 101 libros de la Biblioteca Clásica, los diez mejores libros del año, los tres libros insustituibles para este verano... Como la mayoría de estas listas se elaboran sin ningún criterio -más allá de la prisa por acabar que tiene el becario que las redacta-, a la mayoría de los lectores les sorprende ver en dichas retahílas libros absurdos, pesados, infumables o incomprensibles, pero que se "cuelan" en esas listas por dejadez del amanuense o registrador, o por esnobismo, o porque hay que rellenar el elenco con los nombres de la Enciclopedia Clásicos de la Literatura Universal. Reconozco sin rubor que en muchas de esas listas aparecen libros que ni he leído ni tengo el más mínimo interés en leer. (Y no es cosa de desprecio: a ciertas edades uno elige la formación que desea tener y los caminos literarios que uno desea emprender. Y ahí se acaba la disputa). Junto a los libros y autores imprescindibles, uno encuentra verdaderos escándalos que se han hecho un hueco en la Historia literaria por motivos que uno no acierta a comprender, por muchos estudios críticos que engulla. Y, por otra parte, uno echa de menos en esas retahílas algunos libros que han alegrado buena parte de sus días y que, por razones ignotas, siempre se le olvidan al contable registrador de inventarios literarios.

 

Aprovecharé la circunstancia de que para hacer una lista no se precisa ningún motivo o razonamiento, y propondré una lista con diez libros. Son diez libros que no aparecen -o no suelen aparecer- en ninguna lista y, sin embargo, me parecen dignos de figurar en una retahíla noble y laureada. Esta lista, en realidad, no tiene más excusa que la de rendir homenaje a un puñado de libros que me han acompañado siempre, con los que he disfrutado y aprendido, y a los que dispensaré eterna fidelidad. No es una lista de los libros que considero "mejores", ni más "importantes", ni más "relevantes", aunque a mí me parezcan lo suficientemente buenos como para ir por delante de muchos que el común considera mejores. Sobre algunos de ellos ya he conversado con los amigos luciérnagos, y respecto a los otros... si no me atrevo a recomendarlos, al menos aseguro que a mí no me hicieron mucho mal. Puedo decir que estos libros me han proporcionado horas de entretenimiento y diversión, y de conocimientos útiles y curiosos, que no he encontrado en otros textos por los que muchos lectores beben los vientos. Es muy cierto que a estos libros se llega por otros, generalmente, y que -también generalmente- es necesario haber leído otros para poder disfrutar de éstos. Por lo demás, poco me importan las consideraciones estrafalarias que se puedan extraer de este listado. Como todas las listas, ésta no es más que un asunto personal para disfrute propio.

  1. Diógenes Laercio: Vidas de los filósofos ilustres.
  2. Thomas Browne: Sobre errores vulgares (Pseudodoxia Epidemica)
  3. Pedro Mexía: Silva de varia lección
  4. Claudio Eliano: Historias curiosas
  5. M. Menéndez Pelayo: Historia de los heterodoxos españoles
  6. Plinio: Historia natural
  7. VV.AA.: Evangelios apócrifos
  8. Arthur O. Lovejoy: La gran cadena del ser
  9. Sebastián de Covarrubias: Tesoro de la lengua castellana o española
  10. Isidoro de Sevilla: Etimologías

Cierto: el luciérnago perspicaz lo habrá advertido sin duda... ¡No aparece ninguna novela en esta lista! Tal vez las novelas empiecen a aparecer en el número 11 o 12. Nunca se sabe. Y tampoco he incluido algunos libros bíblicos fundamentales y de los Santos Padres, ni los impagables Aristóteles, Teofrastro o Dioscórides... por aquello del qué dirán. 

Sean felices, amigos luciérnagos.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Mónica-serendipia (jueves, 20 noviembre 2014 16:22)

    Oh, qué agradable encontrarme con la Historia Natural de Plinio el Viejo (es como encontrarse las cartas de un viejo amigo de otros tiempos). Cierto es que se trata de una lista inusual pero ya adviertes que es personalísima, y ahí radica el encanto y lo especial. Creo a Eco le hace gracia la manía occidental de "indexar" las lecturas imprescindibles, pero como buen curioso que es, estaría encantado de debatir contigo las peculiaridades de la tuya ;-)