¡Oh ciudad de la muerte silenciosa...!

"Oh ciudad de la muerte silenciosa y torreada / de luz! ¡Oh fiel muralla de hielo inexpugnable!". Con frases semejantes de expresaba Percy B. Shelley tras conocer las imponentes cumbres del Mont Blanc. (En realidad, ésas son palabras de Leopoldo Panero; las auténticas de Shelley eran un tanto más sencillas y también más aterradoras: "A city of death, distinct with many tower / and wall impregnable of beaming ice" [Una ciudad de muerte, inconfundible con todas sus torres, y un muro inexpugnable de refulgente hielo]). Shelley escribió aquellos versos tras una excursión que hizo con Lord Byron y otros amigos al valle de Chamouni [Chamonix] en 1816. No se le puede reprochar a nadie que se sienta abrumado ante las poderosas cumbres del Mont Blanc: son un espectáculo tan asombroso que, en tiempos románticos, era fácil dejarse llevar por las hadas de lo terrible y lo sublime.

Los luciérnagos de espíritu romántico con frecuencia nos vemos impelidos a las largas caminatas solitarias, y de tanto en tanto, por gozar de esos terribles desiertos de hielo y roca, nos adentramos en escarpaduras y montañas. Los vientos que empujan los hielos y las nieves, las soledades terribles de las cumbres y la poderosa fuerza de las rocas encastilladas son un reclamo inevitable para los espíritus románticos. Comparto hoy con mis amigos luciérnagos unas imágenes de las últimas andanzas por "la ciudad de la muerte silenciosa...".

 

Fulgores violáceos en los desiertos de hielo
Fulgores violáceos en los desiertos de hielo
Mar de hielo bajo cielos árticos
Mar de hielo bajo cielos árticos
Ciudad de torres inexpugnables...
Ciudad de torres inexpugnables...
Lenguas de hielo petrificadas en el viento
Lenguas de hielo petrificadas en el viento

Los vientos se combaten en silencio, empujando

la nieve con su aliento veloz y poderoso;

¡pero siempre en silencio!, y al volar agrupando

los copos en montones de blancor silencioso.

 

Sobre estas soledades donde nace y habita

el relámpago pasa sin voz, y su sonido

inocente resbala por la cumbre infinita

como niebla que flota sobre el valle dormido.

 

Te anima, ¡oh cumbre sola!, la Fuerza, la escondida

Fuerza del universo, que el alma humana llena,

y que a su ley eterna mantiene sometida

la anchura de los cielos que en el silencio suena.

 

P. B. Shelley, "Mont Blanc" [fragmentos], trad. de Leopoldo Panero, en Poetas románticos ingleses [ed. José María Valverde], Planeta, Barcelona, 1996. [Tít. or. "Mont Blanc · Lines Written in the Vale of Chamouni"; textos de Percy Bysshe Shelley, Selected Poems, Gramercy Books, NY, 1994]

Todas las fotografías se hicieron en febrero de 2013 en la Sierra de Madrid.

Si deseas hacer algún comentario, pulsa en el título de la entrada y aparecerá un cuadro de diálogo en el que podrás insertar tu opinión.

Escribir comentario

Comentarios: 0