Libros y tumultos

Estas mañanas he desayunado con un librito decididamente genial, titulado Cómo vivir con veinticuatro horas al día, de Arnold Bennet (Melusina, 2010, trad. X. Zambrano), una verdadera maravilla que debería llevarse en el bolsillo siempre y consultarlo con frecuencia. Luego he estado trabajando con Swan Song, de Edmund Crispin (Vintage, London, 2009), que muy pronto se verá en las librerías españolas con el título de El canto del cisne, y que publicará la editorial Impedimenta. Después de comer, a la hora del café, leo un libro divertidísimo titulado Alienígenas, de John F. Moffit (Siruela, Madrid, 2012; trad. I. C. Iglesias) que ofrece una visión de la historia UFO desde la perspectiva de la estética popular y la historia de las mentalidades, y hará las delicias de los ufofreaks. La "tirada larga" de la que hablan los runners le corresponde a un gran libro, El final del desfile, de Ford Madox Ford, publicado aquí por Lumen (Madrid, 2009; trad. M. Temprano), con el que paso buena parte de la velada nocturna.

Pero cuando de verdad quiero disfrutar un rato de la lectura, y cuando quiero enterarme de cosas curiosas y aprender lo que habitualmente no se nos enseña, acudo a un libro que he adquirido recientemente y que se titula Vidas de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio (Alianza, Madrid, 2007-2001; trad., notas y estudio de Carlos García Gual).

Lo único que puedo decir, en mi boquiabiértica atonitez patidifusa, es que cada epígrafe de este libro es una sorpresa, un divertimento, una enseñanza, un talento, un ingenio, un giro, un requiebro, una farsa, un embuste, una verdad, un mito, un asombro, una admiración...

Hoy quiero compartir con los luciérnagos el anonadamiento que supone conocer al filósofo Teofrasto (c.370-286 a.C.). Dice Diógenes Laercio que Teofrasto era tan sabio y tan intelectual que hasta su criado era filósofo. También nos dice, literalmente, que Teofrasto era un "gran amigo del coloquio" y que a sus clases acudían más de dos mil alumnos. Murió "tras haber vivido ochenta y cinco años", en la gloria y fama de sus días, diciendo a sus discípulos que "nada, desde luego, es tan inútil como el afán de renombre".

Pero lo que más asombra de Teofrasto es su grafomanía. Su biógrafo dice (admirado) que completó 32.808 líneas y confirma que escribió en torno a los quinientos tratados. Estos tratados versan sobre las materias más dispares, pero a un servidor luciérnago le ha sorprendido sobre todo que escribiera una disquisición titulada Acerca del tumulto. ¿Qué se puede decir filosóficamente de un tumulto? Desde luego, Teofrasto debía tener mucha imaginación para sacar un tratado sobre el tumulto. También tiene un tratado Sobre las fatigas, y otro Sobre el desmayo. Otros títulos: Tratado sobre la borrachera, Sobre el ahogo, Sobre los cabellos... Me asombra un tratado Sobre el haber dado, y me pregunto cómo será el tratado Sobre el ejemplo. Seguramente empezará: "Voy a poner un ejemplo...". Sin embargo, mi preferido, absolutamente, es el Tratado sobre los zumos.

Ojalá alguna editorial moderna recoja el guante que lanzamos los luciérnagos y publique alguno de estos títulos. Aquí sugerimos dos portadas...

Si deseas hacer algún comentario, pulsa en el título de la entrada y aparecerá un cuadro de diálogo en el que podrás insertar tu opinión.

Escribir comentario

Comentarios: 9
  • #1

    Elena Rius (miércoles, 17 octubre 2012 13:45)

    Buen cóctel de lecturas el tuyo, Jose. Las Vidas de los filósofos tiene una pinta estupenda, este Teofrasto era un crack. Y debo agradecerte la recomendación del libro de Arnold Bennet, que me ha encantado. Precisamente tenía pensado dedicarle una entrada uno de estos días. Nada, pues, a seguir leyendo...

  • #2

    JCV (miércoles, 17 octubre 2012)

    Tenemos que hacer algo con Arnold Bennett, amiga: una especie de "Semana de Arnold Bennett" o algo así, entre los blogs amigos, porque no se le ha hecho justicia. ¡Era un escritor de primera división y 'Cuento de viejas' (aquí, RBA) es una obra maestra, pero en su debate con Virginia Woolf salió perdiendo porque los tiempos (literarios) habían cambiado y, además, VW era muy lista... En fin, ahí queda mi propuesta.

  • #3

    Elena Rius (jueves, 18 octubre 2012 13:22)

    El siguiente en mi lista es definitivamente el "Cuento de viejas", que tengo muchas ganas de leer. Lo de la "Semana de Arnold Bennett" me parece una bunea idea, yo me apunto seguro. ¿Para cuándo?

  • #4

    JCV (jueves, 18 octubre 2012 15:09)

    Será divertido. La Arnold Bennet Bloggers Assembly (ABBA) reunirá a un montón de blogs hablando de este gran escritor. Por aquí también se ha acogido la propuesta con gran entusiasmo y creo que podrá hacerse un gran festival bloguero.
    Los libros disponibles de Arnold Bennet en este momento en las librerías y traducidos sólo son el "Cuento de viejas" de RBA y el "Cómo vivir..." de Melusina, creo. Puedo decir que conseguí hace unos días una colección de cuentos suyos, en Calpe, de 1921, pero la traducción no es muy buena...
    Para la organización de la ABBA, Elena, me pongo en contacto contigo por otras vías. Mira mails.
    Un fuerte abrazo,
    J.

  • #5

    JCV (jueves, 18 octubre 2012 15:33)

    Maldita sea... siempre se me cae la última 't' de Bennett.

  • #6

    La paseadora de Lisa (jueves, 18 octubre 2012 18:13)

    Qué divertido tu post, y qué interesante. Estoy con Elena: I love Teofrasto!
    Me encanta la idea de dedicar un espacio a Bennett, ¡tengo que comprarme todos sus libros! Creo que la Navidad la dedicaré, además de a trabajar (seguro, seguro), a leer Cuento de viejas.
    Un saludo para todos desde mi jardín particular.

  • #7

    La paseadora de Lisa (jueves, 18 octubre 2012 18:15)

    Y esas cubiertas... ¡estás hecho todo un cover designer!

  • #8

    JCV (jueves, 18 octubre 2012 18:38)

    ¡Gracias, Paseadora! En cuanto a lo del 'cover designer', si hay alguna editorial que quiera arruinarse pronto, no tiene más que tomar nota de esas portadas...
    Respecto a Arnold Bennett, puedo confirmar ya que el blog "Notas para lectores curiosos", de Elena Rius, y este blog luciérnago van a patrocinar un evento bloguero dedicado al autor de "Cuento de viejas". En breve se proporcionarán todos los detalles y modos de participación en la Arnold Bennet Bloggers Assembly.
    Un fuerte abrazo, Paseadora.

  • #9

    La bibliotecaria de Redfield Hall (jueves, 18 octubre 2012 20:58)

    El verano pasado paseé mi 'Cuento de viejas' por media Europa. Es una auténtica maravilla. Yo, desde luego, me uno ya a la ABBA, ¡quiero participar! Me parece una idea genial. El pobre Arnold Bennett está olvidado... ¡y es una injusticia! Abrazos bibliotecarios.