Entrar en el Círculo de Reina Lucía

Círculo de Lectores ha decidido incluir en su catálogo uno de los grandes éxitos de Impedimenta: Reina Lucía, de E. F. Benson. Aunque para la mayoría de los lectores españoles Benson (1867-1940) era un absoluto desconocido, en el Reino Unido gozaba de fama y prestigio gracias a sus cuentos góticos y, sobre todo, a su colección de comedias ligeras protagonizadas por Emmeline Lucas (Lucía, conforme al gusto italianizante), su humilde vasallo galante Georgie Pillson, y toda la corte de personajes gloriosamente ruines y británicamente estrafalarios que pueblan sus novelas. Con Reina Lucía, Benson da en el clavo de la hipocresía rampante entre la sociedad rural, y los ingleses, siempre encantados de reírse de sí mismos, lo premiaron elevándolo a la categoría de clásico del humor literario moderno.

Uno de los proyectos más interesantes que puede abordar un escritor consiste en intentar crear una "anomalía emocional" entre los personajes de su obra y el lector. Por ejemplo, que el lector sienta lástima por un criminal, que se ponga de parte de un malvado y que deteste a los "buenos", que odie a un niño, que desee la muerte de un inocente, etcétera. En fin, son aspectos de la retórica que conoce todo el mundo, de modo que no insistiremos en ello.

En Reina Lucía, como en el resto de libros de la serie Mapp y Lucía, E. F. Benson consigue formular de forma magistral esta "anomalía emocional". Emmeline Lucas (Lucía) es vanidosa, engreída, soberbia, manipuladora, maliciosa, artera y embustera, entre otros mil defectos perniciosos. ¡Y sin embargo nos encanta y nos enamora! Adoramos sus leves maldades, su ingenio, su ironía, su falsía, su premeditación y alevosía, y, sobre todo, su elegancia para hacer el ridículo con un estilo y un talento dignos de elogio. La clave que utiliza Benson es el humor.

La apariencia de novela sencilla, divertida, humorística y ligera no debe despistar a los lectores: E. F. Benson sabía muy bien lo que hacía, su sencillez y elegancia superaba con mucho a las supuestas elevaciones literarias de la vanguardia, con la que tuvo que convivir, y acertó de pleno en una de esas "anomalías emocionales" con que la literatura rara vez nos agasaja: una insoportable esnob a la que adoramos.

 

E. F. Benson: Reina Lucía. Círculo de Lectores, Barcelona, 2012.

Trad. José C. Vales

Si deseas hacer algún comentario, pulsa en el título de la entrada y aparecerá un cuadro de diálogo en el que podrás insertar tu opinión.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    chanel replica (martes, 19 agosto 2014 12:30)

    Si deseas hacer algún comentario, pulsa en el título de la entrada y aparecerá un cuadro de diálogo en el que podrás insertar tu opinión.